Ocean Sun Casino Lucky Heaven

January 29, 2015 |

Ubicado en el mezzanine y piso 66 del Trump Ocean Club, el nuevo concepto de entretenimiento de lujo es considerado el casino más alto de la región. Una exclusiva propuesta para quienes desean probar suerte por lo alto.

 panaviera pool_ger

Próximo a la entrada principal del gran complejo residencial y de hospedaje de lujo Ocean Trump Club, se encuentran las puertas que conducen al imponente lobby del Ocean Sun Casino. La carta de presentación de la primera fase (lobby, entresuelo o mezzanine), es una especie de cascada conceptual que cae sobre una irregular y escalonada superficie de piedra, paralelo a las escaleras que conducen a los visitantes hacia la zona de las tragamonedas. La alfombra con estampados en cálidos colores y formas geométricas, dentro de una secuencia desenfrenada con líneas que producen un efecto cinético, invita a pasar largas horas dentro de las acogedoras instalaciones. Las luces azuladas y verdes LED enmarcan las máquinas y rótulos decorativos, proporcionándole un look con estilo rock n´roll de los años 80.

Sector clave

Una de las zonas principales es el Invictus Sport’s Warriors, un punto de encuentro donde sus pantallas sólo proyectan deportes por encima de la barra. Su diseño es asimétrico, en donde predomina una pilastra con acabado rústico en piedra como su principal atractivo, seguido de la limitación del territorio con acabados de madera en tono gris en el suelo, para darle realce a esta sección exclusiva. Justo arriba en el techo, formas geométricas compuestas por miles de ornamentos cuadrados, coronan este perímetro, que está iluminado estratégicamente con unos focos colgantes y coraza en forma de esfera sin pantalla con estilo industrial.

En los extremos del primer piso, están estratégicamente instalados: el Bar Restaurante Candela, separado con láminas de vidrios para mayor privacidad, con un escenario para eventos privados y El Macondo, una propuesta de internacional con cocina de autor, con una fachada más abierta. Este último tiene una pequeña antesala con pilastras de mármol, en el que sobresalen dos simulacros de paredes transparentes creadas con dos láminas de vidrios templados en cada lado, donde en su interior se puede apreciar a un soporte decorativo para colocar de forma horizontal las botellas de vinos. El origen colombiano de la firma de arquitectos encargada del proyecto, influyó en el nombre de este establecimiento más despejado y conectado con las máquinas y mesas de apuestas. Los toques tropicales en la decoración están en puntos focales como en la pared de fondo, donde hay espejos con marcos creados con cortezas de maderas circulares, un cuadro de formato grande con detalles de vegetación, que bien puede parecer un acercamiento de una palmera o tallos de bambúes. El techo fue trabajado con vigas grandes y homogéneas, en donde se abrieron unos apartados para instalar las lámparas. Unos redondos, otros rectangulares de donde se colgaron focos LED con pantallas creadas con vidrios soplados que simulan botellas en bronce que crean un contraste con las lámparas redondas con pantallas metálicas.

Cerca del cielo

El Ocean Sun Casino extiende su diversión hasta las alturas. En el piso 66 del Trump Ocean Club, se encuentra la segunda etapa del centro de entrenamiento con una vista de 360 grados, donde se puede ver el Skyline de Panamá. Según su personal administrativo, es el casino más alto a nivel mundial. El área de las máquinas de tragamonedas y mesas de póker es la más amplia, donde se realizan conciertos con artistas nacionales e internacionales. El Panaviera es un casino arriba de otro, con tres salones privados, bar restaurante, infinity pool al aire libre y acceso por elevador privado desde el lobby de las residencias. Los high rollers tendrán acceso a las suites de lujos (piso 65) con todas las amenidades y vista garantizada hacia la Bahía de Panamá. Su decoración con líneas limpias contemporáneas, destaca una combinación ganadora, donde el rojo (propio de los lugares de apuestas) es el toque de color entre el blanco, negro y gris. Un estilo sobrio, relajado con influencia niponesa.

En un extremo, el Infinity Pool Panaviera ha pasado por una serie de modificaciones en su diseño original. Antes disponía de un bar en el medio, justo enfrente a la piscina, el cual fue removido hacia un costado (ampliación) para garantizar la vista panorámica que será el fondo de las fiestas. El bar está enmarcado por acabados con maderas hundidas recuperadas. Con colores más oscuros para separar el área principal de baile.

La vista panorámica del Panaviera se observa desde su interior, sin interrupciones arquitectónicas, gracias a su extenso balcón con vidrio templado que rodea el lugar y no obstruye el majestuoso espectáculo exterior.

Compartelo con:EmailFacebookGoogle+TwittertumblrPinterestLinkedIn

Comments are closed.