Patrimonios nacionales

June 2, 2014 | 0

En Panamá se preservan en buen estado monumentos históricos, que han sido recuperados y restaurados, para mantener con vida nuestra herencia cultural. Zonas arqueológicas como Panamá Viejo, el Museo de Arte Religioso y el Arco Chato, son reminiscencias de la arquitectura colonial que permanecen en continuo estudio y redescubrimiento.

 

arquitectura colonial

Surge en América Latina, con el descubrimiento del continente hasta inicios del

siglo XIX.

Los españoles propusieron el trazado reticular de las ciudades y posteriormente aparecen las plazas y monumentos. Las iglesias son levantadas junto a la plaza central.

 

Panamá Viejo es unas de las zonas arqueológicas de mayor proporción en el territorio nacional. Esta ciudad fue considerada como el primer asentamiento europeo en la costa Pacífica en América, la cual más tarde sufrió el ataque del pirata Morgan, hecho que obligó a los lugareños trasladar la ciudad a lo que hoy conocemos como Casco Antiguo.

En 1995 se estableció el Patronato de Panamá Viejo, quienes son los encargados de preservar, velar y cuidar las restauraciones y buen acondicionamiento del Patrimonio Histórico de la Humanidad (UNESCO en 2003). Además, su personal custodia el territorio para que todas las actividades turísticas, culturales y sociales, procedan con el debido cuidado, para no afectar las ruinas y nuevos proyectos en construcción (museo interactivo), en la zona que un día fue la primera ciudad del país.

En cuanto a esta zona histórica y turística, la misma fue asentada sobre una aldea prehispánica, por lo que sus primeros habitantes utilizaban como primer material de construcción la madera y paja, después los españoles le introdujeron poco a poco la mampostería, una combinación de piedras o ladrillos con mortero de cal.

 

Plan Maestro

“La filosofía que seguimos para restaurar es el Plan Maestro, para que todo se mantenga como imagen de ruinas”, destacó la arquitecta Silvia Arroyo, del Patronato Panamá Viejo. Añadió que por esta razón no se ha hecho una reconstrucción de ninguno de los monumentos, porque sería crear falsos históricos. La UNESCO pidió como requisito a la hora de inscribir el sitio dentro de la lista de patrimonio, utilizar un Plan Maestro donde se describe cómo se va a habilitar los sitios históricos. Se creó en 1999 para trabajar por un periodo de 10 años, en el que se señala el orden a restaurar, los plazos, objetivos a alcanzar. La arquitecta Arroyo del Patronato Panamá Viejo, es la encargada de desarrollar el nuevo Plan Maestro, donde para este año 2014, se estableció entre las prioridades a restaurar, el aljibe y la Plaza Mayor frente a la torre.

 

Convento de la Concepción

La idea del piso con los adoquines en seco y sin mortero, es que se pueden quitar por si necesitara realizar una excavación, mencionó Arroyo.

Tanto en las intervenciones como en el uso de materiales más novedosos, se procura diferenciar lo nuevo de lo antiguo, para guardar la estética y evitar hacer falsos históricos.

La gran Torre

El historiador Sánchez y la arquitecta Arroyo acordaron que parte de los trabajos del Patronato Panamá Viejo de restaurar toda el área, es rescatar la historia de la antigua ciudad. Se trata de educar que Panamá Viejo no solo es la famosa torre de cuatro cuerpos y 30 metros de altura, además de campanario, se le confiere una función de atalaya. Entre las intervenciones más notables en esta construcción colonial están las realizadas a mediado del siglo XX. Con el Patronato Panamá Viejo y el Plan Maestro ya desarrollado, se inició las obras de restauración en el 2001. En el primer año se diagnosticó el estado de conservación, patologías del edificio y se identificó la erosión como principal problema, se dibujó piedra por piedra. En el 2002 se atacaron contratiempos en la zona de los arcos y pilares. Se consolidó y protegió el coronamiento del campanario. Se restituyó el material pétreo perdido por la erosión y se preservó los muros con mortero a base de cal y arena (2003-2005). En el 2006 se habilitó la torre como mirador. (Información tomada de infografía dentro de la torre).

 

El Museo de Arte Religioso Colonial (MARC), ubicado al lado del Arco Chato, fue por muchos años la Capilla de Santo Domingo, compuesto por una iglesia (hoy en ruinas), donde se veneraba la Virgen del Rosario. En un trabajo periodístico de Manuela Núñez, redactó que “esta iglesia contaba con un convento claustro con patio interior abierto, y fue uno de los primeros construidos en Panamá en el siglo XVII. Fue azotado por un incendio en 1737, conocido como “Fuego grande”. Posteriormente fue reconstruido por los dominicos. El fuego afectó la iglesia, consumiendo el techo y derrumbando también  la torre. Esta tenía 20 varas de ancho por 48 de largo y 15 de alto, era de una nave con ocho capillas y sus paredes tenían base de cal y canto. Los muros y arcos  lograron mantenerse en pie, permaneciendo hasta hace poco su famoso Arco Chato, construido para soportar el coro de madera de la Iglesia”. (Referencia: texto M. Núñez para Panorama Católico).

En el año 2012 se emprendió la remodelación, partiendo de los planos realizados en el 2008. Eduardo Tejeira fue el responsable de la restauración del edificio. El encargado de supervisar este trabajo asignado por la Oficina del Casco Antiguo, fue el arquitecto Rafael Holness. Ambos profesionales se encontraron con un techo en mal estado (restaurado en 1974) y se tuvo que reemplazar por etapas para no perjudicar el Retablo, el cual no podía ser desarmado. En el interior también vieron el piso, la carpintería, puertas y ventanas deterioradas.

Las ruinas, junto al MARC se pudieron mantener gracias a la estructura arquitectónica que le da nombre a este patrimonio histórico: Arco Chato. Esta estructura se desplomó a finales de 2003, por  falta de mantenimiento y manejo adecuado de las ruinas (control de ruidos extremos). Dos años después se reunieron destacados especialistas para preservar la memoria.

Entre los mayores desafíos a reparar dentro del museo, estaba el reconstruir siguiendo las normas de “carpintería en blanco”, que significaba rehacer el techo según el estilo del S. XVIII. Se instaló una cámara de aire entre el techo de madera y las tejas, para evitar recurrir al sistema de refrigeración y se agregaron abanicos. Otra de las prioridades a corregir, era el pequeño campanario que era una importante fuente de goteras. En una segunda etapa se reconstruyó el área del coro, agregó el Arq. Tejeira.

El Arco Chato fue restaurado tras su derrumbe en el 2003. El encargado de la obra fue el arquitecto Raúl Murillo.

El Arco Chato fue restaurado tras su derrumbe en el 2003. El encargado de la obra fue el arquitecto Raúl Murillo.

 

Ante la torre hay una zona que se está restaurando este año, para rescatar la Plaza  Mayor, de donde empezaba la calle de la Empedrada (lado noroeste).

Ante la torre hay una zona que se está restaurando este año, para rescatar la Plaza Mayor, de donde empezaba la calle de la Empedrada (lado noroeste).

 

El Convento de la Concepción se empezó a construir en 1640 y los concepcionistas detuvieron las obras por el ataque de Morgan en 1671. Faltaba la torre, algunas paredes y su fachada principal.

El Convento de la Concepción se empezó a construir en 1640 y los concepcionistas detuvieron las obras por el ataque de Morgan en 1671. Faltaba la torre, algunas paredes y su fachada principal.

 

El aljibe Este convento de los concepcionistas, contaba con un importante fuente de agua potable, con una capacidad deducible de 124,000 litros.

El aljibe Este convento de los concepcionistas, contaba con un importante fuente de agua potable, con una capacidad deducible de 124,000 litros.

 

DATO

Los huecos en formas cuadradas que rodean los ventanales y se ven en las piedras de las estructuras aún de pie, se utilizaban para poner los andamios de maderas. Después, los espacios eran repellados con mortero y cal. Por las condiciones climáticas, destrucciones y paso del tiempo, se fueron cayendo estos repellos.

 

Panamá Viejo fue la primera ciudad de Panamá desde su fundación en 1519 hasta 1671.

Panamá Viejo fue la primera ciudad de Panamá desde su fundación en 1519 hasta 1671.

 

Todavía hay mucho que descubrir, comentó Jazmín Mojica, Coordinadora de Arqueología del Patronato Panamá Viejo. En esta excavación cerca de la torre, se han encontrado material prehispánico, cerámicas, conchas y restos de peces por lo general.

Todavía hay mucho que descubrir, comentó Jazmín Mojica, Coordinadora de Arqueología del Patronato Panamá Viejo. En esta excavación cerca de la torre, se han encontrado material prehispánico, cerámicas, conchas y restos de peces por lo general.

 

Las ruinas cercanas de la torre, eran propiedades de familias más pudientes en la antigua ciudad. Las cuales están dentro de los programas de restauración y conservación.

Las ruinas cercanas de la torre, eran propiedades de familias más pudientes en la antigua ciudad. Las cuales están dentro de los programas de restauración y conservación.

 

En 2006 se habilitó la torre para convertirse en un mirador, de donde se puede observar desde la parte superior hacia el Corredor Sur, Costa del Este y Parque Lefevre.

En 2006 se habilitó la torre para convertirse en un mirador, de donde se puede observar desde la parte superior hacia el Corredor Sur, Costa del Este y Parque Lefevre.

 

El Museo de Arte Religioso se encuentra ubicado a un lado del Arco Chato.

El Museo de Arte Religioso se encuentra ubicado a un lado del Arco Chato.

 

Museo de Arte Religioso Colonial, previo a la integración de mobiliario y piezas para la exposición.

Museo de Arte Religioso Colonial, previo a la integración de mobiliario y piezas para la exposición.

 

Holness recuerda que se realizó una fumigación general al Retablo, el cual tomó un año aproximadamente en acondicionar junto a las figuras religiosas.

Holness recuerda que se realizó una fumigación general al Retablo, el cual tomó un año aproximadamente en acondicionar junto a las figuras religiosas.

 

El museo con el mobiliario de madera con la exposición que está en vigencia en el Casco Antiguo. Además se colocaron campanas antiguas, piezas escultóricas y pinturas de la época.

El museo con el mobiliario de madera con la exposición que está en vigencia en el Casco Antiguo. Además se colocaron campanas antiguas, piezas escultóricas y pinturas de la época.

 

El Arco Chato original fue levantado por los frailes dominicos en 1678.

El Arco Chato original fue levantado por los frailes dominicos en 1678.

 

Vista del patio interno del claustro que está conectada del MARC y el Arco Chato. Se recreó el piso con cantos rodados similares a la época. Al fondo La Portavianda, que se espera restaurar más adelante.

Vista del patio
interno del claustro que está conectada del MARC y el Arco Chato. Se recreó el piso con cantos rodados similares a la época. Al fondo La Portavianda, que se espera restaurar más adelante.

 

El piso del museo fue reemplazado por un piso con baldosas artesanales. En un recuadro frente al retablo se puede ver, a través de una ventana, el piso original en malas condiciones.

El piso del museo fue reemplazado por un piso con baldosas artesanales. En un recuadro frente al retablo se puede ver, a través de una ventana, el piso original en malas condiciones.

 

COLABORADORES DE LA RESTAURACIÓN

• Eduardo Tejeira, Arquitecto Restaurador del Edificio.

• Zuni Cuervo, Curaduría y Museografía.

• Ángeles Ramos Baquero, Guión Museográfico.

• Erin Herrera, Restaurador de Piezas de Colección.

• Alejandro Álvarez, Retablo Mayor.

• Rafael Holness, Arquitecto supervisor de la obra. b

 

En 1974 se restauró la capilla, donde participaron el Ministerio de Obras Públicas, el Municipio de Panamá y el INAC, con la asesoría de la Comisión Nacional de Arqueología y Monumentos Históricos.

El museo mide un estimado de 260 m2 y el patio del convento unos 800 m2 aproximadamente. (Fuente: Oficina del Casco Antiguo).

Deja tu Comentario

URL | RSS

Tienes que conectarte para poder comentar.